Lu: "Hay un murciélago en el patio"



Hoy me instalé en el sofá de la sala, con una mesita Lifetime de las plegables y pequeñas, que se ajustan en altura y me dispuse ahí para trabajo y estudio. Pasé investigando unas estadísticas para una tarea sobre inclusión financiera en Nicaragua pero quise ir más allá y terminé abriendo una hoja en excel colocando datos de 7 países Centroamericanos porque a mi parecer, limitarme sólo a Nicaragua siendo una región donde cada país por sí mismo es en realidad demasiado pequeño, resulta mucho más interesante ver qué ocurre en cada uno y luego analizar el panorama como región. Podría decirse que estaba muy inspirada cuando me dice Isabel:


"Lu... venga a ver hay un murciélago en el patio"


Salgo a la terraza y empiezo a buscarlo pero no lo detecté hasta que me dice que está guindado de una piedra cantera, bajo unas hojas de espinaca.

Murciélago descansando en una piedra cantera

Me acerqué a verlo, con cuidado y sin hacerle ruido. Me agaché lo más que pude y le tomé algunas fotos. Estaba quieto pero movía sus orejas cuando los chayules se le acercaban... y también pude ver su tórax hincharse al respirar. Está vivo. Está descansando. Al parecer es un murciélago pequeño. No se ve golpeado, ni salivando en exceso (riesgo de rabia).


Ahí lo dejé en su descanso diurno.


Me regresé a seguir en la computadora. Un rato después ya me sentía cansada y quería desconectarme. Llevé mis cosas al cuarto y salí después al patio. Vi que seguía en la piedra y pensé acercarle frutas. Me fui a buscar nísperos pero no encontré ninguno maduro tirado en el suelo... Caminé hacia la guayaba y vi unas maduras en lo alto pero no quise ir por la varilla para bajarlas así que busqué alguna que ya estuviera en el piso y se la llevé.

Murciélago comiendo guayaba

Cuando le acerqué la guayaba madura, el olor al parecer le resultó irresistible y empezó a buscar la fruta para comer, como era muy grande él no la podía agarrar y yo tampoco quería sostenerla por temor a un mordisco. La verdad yo no sé mucho de murciélagos pero siempre me ha gustado acercarme a los animales (no a todos tampoco) con tranquilidad y respeto. Él no tenía nada amenazante y si parecía hambriento. Con esto del COVID-19 me acordé de las personas que han estado matando murciélagos solo porque fueron mencionados como portadores del virus, en realidad, son portadores de muchos tipos de enfermedades pero no es que todos estén enfermos ni significa que los debamos matar.


En ese momento le pedí a uno de mis hijos que me consiguiera el celular para grabarlo comiendo y fue así que compartí ese momento en vivo en facebook. Como pueden ver partí la fruta y le di la parte más pequeña, ésta sí pudo agarrarla y luego se alejó para comer más cómodo. El video lo finalicé porque ya oscurecía y en la casa me estaban esperando para comer!! Acá lo pueden ver:

Ellos también cumplen un rol en la naturaleza, uno muy importante y son además una especie que los científicos investigan mucho por su resistencia a las enfermedades y otras cualidades más como la forma en que vuelan en la oscuridad, cómo se comunican, entre otros. Encontré este excelente artículo que habla más de ellos y cuya lectura encuentro valiosa. The NewYork Times publicó en su sitio ¿Cómo viven con tantos virus los murciélagos?


Si te dan miedo los murciélagos, simplemente aléjate de ellos. No es necesario hacerles daño.

Hay mucho que se puede decir de estos animales, pero lo más importante es que se merecen nuestro respeto a su vida y que nos eduquemos mejor sobre ellos antes de simplemente atacarlos y quererlos aniquilar. Si les tienen miedo, lo mejor es dejarles tranquilos. Si ven extraño su comportamiento, especialmente durante el día: que no puedan volar, que "caminen" extraño, que saliven excesivamente o quieran morder, deben evitar cualquier cercanía y contacto porque el riesgo de que sean portadores de la rabia es alto. Lo que les mencioné anteriormente son señales de alerta que deben observar con cuidado.





98 vistas

© 2015-2020 por Lubela Parrales. Todos los Derechos Reservados