Mi Vida en una hoja


Soy del pensar que la vida personal y el "cómo nos ganamos la vida" son inseparables... nuestro nivel de satisfacción y el cómo nos sentimos en cada rol que desempeñamos influye en lo que llamamos "ser felices". Pero el camino de tomar conciencia de nuestra situación y sobre todo saber qué es realmente lo que nos apasiona, lo que nos mueve sin actuar por inercia, costumbre o simple apego a la "estabilidad" que proporciona nuestro sistema de vida actual vs ese plano de lo desconocido al que nos conduce el cambio, es difícil. Ser honestos con nosotros mismos cuesta mucho. Enfrentar que somos los únicos responsables o negligentes de lo que nos pasa puede desencadenar frustración, enojo, remordimientos y un sin fin de emociones sombrías.


No pasa nada. Es normal. Mirarse al espejo y pasar por toda esa despellejada de uno mismo, duele, arde pero luego nace una piel nueva. Es la oportunidad perfecta de TRANSFORMARNOS. Déjalo fluir. Podrán ser emociones sombrías pero no son malas, son reacciones naturales. Es parte de eso que llaman "tomar conciencia" o en palabras más simples: MADURAR.

Por eso he pasado toda mi vida en constante transformación, lo que más me ha costado es descubrirme a mi misma apartando los miedos y la vergüenza. Crecí escuchando que no podía, que no debía, que estaba loca. Con cada sueño tonto, chiquito o grande me topaba con una pared enorme casi imposible de escalar... pero mi espíritu soñador era persistente. Sobrevivió por muchos años y aunque no puedo decir que he logrado todo lo que me he propuesto, si puedo decir que he logrado lo más importante: FORMAR UNA FAMILIA. Y es a partir de ahí que mi búsqueda por ser una mejor persona, más conciente y más plena toma más fuerza, -verán hay una parte de mi que tiene miedo de echarlo todo a perder como en el relato de La Mujer con el Chaleco Suicida,- esa mujer soy yo. Crecer en un ambiente disfuncional, violento me limitó por muchos años hasta que pude tomar mi camino, pero entonces es como quien ve hacia el horizonte y dice "quiero llegar ahí" y cuando lo logra, no sabe qué sigue después. Eso me pasa a mi. He tenido que construir el rol de mamá y de esposa careciendo de ejemplos positivos y me he valido de todo lo que no se debe hacer en una familia, todo lo que yo viví, para no reproducir el círculo vicioso.

No soy la única

He descubierto en el paso del tiempo que la mayoría de familias nacen fracturadas y es apenas en esta era que estamos aprendiendo a cuestionar lo que nos enseñaron, tomando lo válido y desechando lo negativo u obsoleto. Eso me entusiasma. Me gusta cuando la gente quiere hacer y vivir de manera diferente a lo que conocieron de niños o lo que la mayoría acostumbra. Hay que romper todos esos esquemas y descubrir lo que a UNO LE FUNCIONA. Y aceptar que nuestro descubrimiento nada tenga que ver con los descubrimientos ajenos, y que eso está bien. Saber que no soy la única persona que viene de tormentas e incendios, aunque quizá sea de las pocas que no ha tenido pena de contarlo, es lo que me motiva a compartirles esta hoja que diseñé para mi uso personal. Verán: me gustan las listas y la información concisa. Quise resumir en una hoja todo lo que me parece que implica las áreas de vida desde el plano de "YO", "MIS RELACIONES", "MI HUELLA", "MIS SUEÑOS".

Así que acá les dejo... ya verán uds si se despellejan hoy, mañana , en un año, o nunca. Pero les garantizo que sentarse a llenarla es el primer paso para esa transformación que todos necesitamos para esa vida conciente, sana, plena y en comunidad. Les invito a ser mejores, sin irse al extremo, un día a la vez, sin castigarnos si fallamos en ese proceso. La satisfacción que da alimentar ese impulso natural de MEJORAR está en nuestro ADN. El ser humano ha sobrevivido y evolucionado gracias a eso. Esa sed y esa curiosidad por descubrir, aprender, compartir y siempre, siempre buscar otras maneras de resolver los problemas.

#ENCONFIANZA #MIVIDAORGANIZADA

121 vistas

© 2015-2020 por Lubela Parrales. Todos los Derechos Reservados