Los Expendios de Droga cerca de mi casa...


"La persona X camina unos cuantos metros al expendio más cercano de su casa. Puede ir a cualquier hora en el día, no tiene que esconderse ni disimular su compra. Para la persona X es muy sencillo llegar y comprar su dosis... y si no tiene ganas de caminar, solo levanta el teléfono y solicita el servicio a domicilio..."

Este tema se me vino a la mente el otro día mientras caminaba por la calle principal de altamira y me llamó la atención la cantidad de e̶x̶p̶e̶n̶d̶i̶o̶s̶ ̶d̶e̶ ̶d̶r̶o̶g̶a̶s̶ farmacias que hay ahí... y me puse a pensar en todas esas personas narcodependientes de pastillas para dormir, antidepresivos, ansiolíticos, sedantes, etc. Se está volviendo demasiado común ocupar pastillas para nivelar o regular procesos naturales de nuestro cuerpo y de nuestra mente. Una sociedad con mucha demanda de este tipo de medicamentos es un asunto de interés público, de todos nosotros porque eso tarde o temprano, nos afecta.

¿Qué opinan uds de las farmacias

y la venta de medicamentos que deberían ser más controlados?

Sé que la persona X consiguió una receta fácilmente pero también sé que cuando no la tiene, no es tan díficil comprar sus pastillas para dormir. Eso no debería ser así. En la farmacia nadie le pregunta cuantas pastillas se toma, ni hace cuantos años las toma. Nadie sabe que la persona X ha pasado de las famosas Diazepam a otras más fuertes cuando estas perdieron su efecto y la dosis era ya muy alta. Nadie sabe que la persona X consumió drogas en su juventud y hoy en día sigue siendo adicta, solo que la única diferencia es que pasó de sustancias ilegales a sustancias controladas, o supuestamente controladas porque en casi 30 años de consumirlas nunca nadie le ha cuestionado su consumo ni investigado los efectos en su entorno inmediato.


¿Qué opinan de los drs que recetan pastillas altamente adictivas

y no dan el seguimiento debido a sus pacientes?

Es amplia la cantidad de doctores que puede visitar una persona para conseguir varias recetas médicas y tener un buen suministro de sus pastillas... todo depende de su capacidad económica. Sean ansiolíticos, pastillas para dormir, antidepresivos, sedantes, opiáceos, etc... todos conllevan un alto grado adictivo, efectos secundarios y alteraciones de la conducta, por lo tanto su consumo debe ser más controlado. Y lo complicado de esto es que son personas en su mayoría, altamente convincentes y manipuladoras para enmascarar su adicción. Solo la familia en su entorno inmediato puede detectar el problema pero la mayoría de veces, nadie interviene porque genera más conflictos y problemas, o simplemente, no les importa.

A mí si me importa este tema porque durante toda mi infancia conocí de primera mano los efectos y los riesgos en una persona de cuyo cuido dependía. Imaginen a una niña de 5 años tratando de despertar a alguien que había perdido la conciencia, creyendo que estaba dormido. Su comportamiento era tal que siempre albergué la esperanza que algún día dejara esas pastillas para conocerle como realmente es (o como yo idealizaba en esa mente inocente e infantil) hasta que un día entendí que no podía continuar apegada a esa esperanza y debía dejar ir ese sueño de infancia de conocer a esa persona libre de cualquier droga.

Es por eso que me frustra mucho pensar que nuestro sistema tenga fallas tan graves y permita que cualquier persona consiga cualquier pastilla de la cual dependa su organismo. Quizá si todos nos tomaramos en serio nuestro poder de opinión y de acción, el no tolerar y denunciar cada cosa que veamos mal de la manera debida... poco a poco iríamos transformando las cosas en nuestra linda Nicaragua.

#OPINEMOS

16 vistas

​Últimas entradas

© 2015-2020 por Lubela Parrales. Todos los Derechos Reservados