¿Qué me motivó a crear este blog?

 

El poder tener un sitio donde escribir sobre todo aquello que me pone a pensar, a vibrar, a soñar y sonreír y que sin haberlo previsto también me ha hecho llorar... Desde que lo abrí he realizado muchos cambios y estoy segura que habrá otros más... y así debe ser, ni más ni menos. Tener este blog es un proceso revelador e inquietante, pone de relieve muchos pendientes, proyectos, sueños, retos, defectos, debilidades, contradicciones en uno mismo.

Da miedo. Da ansiedad. Te puede fácilmente despegar los pies de la tierra. Creerte "famoso" solo porque la gente te lee y si te ve en la calle algunos te reconozcan. Volverte adicto a estar siempre conectado y a validarte a ti mismo con las reacciones de lo que compartes. Me ha pasado. Pero estoy llegando a ese punto en que me he desenamorado de mi misma y de lo que escribo, llegando a mi esencia más pura... donde lo que haga y diga sea de mi corazón, donde el miedo no me limite y la vanidad no me nuble ni me absorba. Donde la arrogancia no me seduzca a manipular a los demás... Donde el poder de lo que escriba sea siempre útil pero sobre todo honesto... y no me corrompa yo como muchos se han corrompido en la historia nuestra colectiva de miles de años, todos somos vulnerables ante eso... que mi fuerza venga de no olvidar nunca porqué hice este blog y ese espíritu soñador no se desvanezca con el tiempo.

 

Y si algún día sienten que lo olvido, recuérdenmelo.

¿Quién soy? ¿Realmente importa?

Solo soy una persona más que quiere expresarse y aportar positivamente en todo aquello que pueda... pero sobre todo quiere animar a otras personas que también tienen esa cosquillita, esa inquietud de ser parte de lo positivo. Esas personas que creen en la tolerancia, en el respeto y en que no hace falta levantar la voz, ni la mano ni señalar a los demás con el dedo para generar cambios.

Lo que necesitamos es SER EL CAMBIO. ​Pero así humanos, con fallas, errores, defectos... humildes y bondadosos. Valientes de ser como somos y romper etiquetas, roles, categorías heredadas y ya obsoletas. Tomando el lugar que deseemos tomar y cambiar de lugar si también lo queremos... ¿Cuántos sombreros podemos tomar de la tienda? No hay límites! Basta ya de no darnos permiso de ser felices... basta ya de no darnos la mano. Olvidemos lo que nos separa que al final solo son creencias. Tomemos lo mejor de cada persona y enfoquemos nuestra atención en admirar acciones, en tomar buenos ejemplos, en inspirarnos de las situaciones y personas menos pensados.

¿Qué quiero lograr con este blog?

Exactamente no lo sé. Lo primero es vivirlo de manera auténtica y sentirme contenta con lo que hago. ​He ido poco a poco definiendo realmente cuál es mi objetivo y algo que tengo muy claro y siempre voy a resaltar es que no quiero ser famosa, no quiero ser idolatrada, halagada ni idealizada. No es mi recompensa la fama. Mi recompensa es ver más personas siendo como son, compartiendo lo que aman, transformando su vida y la de quienes rodean... Sin temor al ridículo, fuertes antes las críticas y quienes siempre ven algo malo en todo. Fuertes y serenos antes quienes han perdido la fe y no creen en nada ni nadie, y ven todo intento vano y ni se diga de quienes soñamos: tontos ilusos, románticos. Ya hay demasiada gente y medios de comunicación haciéndose cargo de compartir las malas noticias, se necesitan más y más personas compartiendo y haciendo cosas buenas. No por moda o tendencia, no por ser popular... pero aun si lo hacen por eso, que lo hagan, con tal que lo hagan. Si otros han logrado viralizar conductas dañinas, creencias discriminatorias y peor aun informacion falsa... seamos voceros de la convivencia sana y respetuosa donde nos comunicamos sin maltratarnos. Sin lincharnos, lapidarnos, ni escupirnos.

 

¿Qué espero de uds?

 

Respeto. Sé que no hay garantías. Sé que estoy expuesta. Pero si has leído hasta aquí, me atrevo a pedírtelo. Solo quiero eso: respeto a mis ideas porque yo también respeto las tuyas. Y todos tenemos derechos a nuestras ideas y creencias. Se vale pensar diferente. Se vale ser diferente. Lo que no se vale es tratarnos mal por no ser iguales, ni pensar igual, ni actuar igual. 

Crítica. Sí, quiero que me critiques, que me ayudes a ser mejor, a comunicarme mejor, a enfocarme, señala mis fallas, sin esperar que yo sea perfecta, infalible, genial. No lo soy. Ni lo seré. Enseñame aquello que no le he prestado atención. Lo tomaré en cuenta,  te escucharé pero tendré siempre la última palabra ya que de mi vida se trata. Me ha costado reconocer ese derecho, esa libertad. Pero si estoy comprometida a continuar aprendiendo, compartiendo y transformando de adentro hacia fuera. Esa es mi misión. Cuenta con eso.

En mi camino de ser mejor persona, de honrar mis talentos al desarrollarlos, pulirlos y compartirlos... De brillar y ser luz... y que uds también brillen y sean luz. Si quiero influir en uds, quiero que me escuchen y me lean. Lo acepto. Quiero su atención. Lo que no quiero es decirles qué hacer... basta ya de manipularnos unos a otros para el beneficio de unos cuantos. De promover el individualismo y los beneficios a costa del perjuicio de los demás. Yo he sido individualista toda mi vida. Fue mi mecanismo de protección. Me sentía fuerte. Hoy reconozco que mi vida habría sido muy diferente si hubiera sido más valiente de confiar en los demás y pedir ayuda. 

 

Confiar es de Valientes

 

Hay tantos intereses y oportunismo de por medio en todo: Las guerras, la violencia, las diversas fomas de abuso, las estafas, la explotación industrial y la esclavitud... y una forma moderna hoy en día de utilizar personas "influyentes" para divulgar mensajes decadentes, algo muy peligroso y frecuente. ¿Cómo protegernos unos a otros de tantos peligros y contradicciones? ¿Cómo detectar lo real de lo falso? ¿Cómo saber en qué creer? ¿Cómo no perder la fe? Y por fe me refiero a creer en el amor. A creer en las personas. Somos diversos. Somos diferentes. Somos importantes. Todos somos importantes. Todos necesitamos AFECTO. Buscamos atención cuando en realidad necesitamos afecto. Tememos el rechazo. La burla. La indiferencia. Necesitamos sentirnos protegidos y amados. Somos codependientes. El problema es cuando codependemos solo de una persona. Codependemos de vivir en comunidad. Confiar y volver a nuestra tribu,  nuestro clan, a la manada. Ser una gran familia.

 

No tengo la respuesta. No sé como lograrlo. No sé si seré lo suficientemente valiente. Me basta asumir un día a la vez. He aprendido que no necesito tener respuestas para todo. Que hay demasiado ruido alrededor y el silencio es oro. Que ser ignorantes de muchas cosas nos da salud mental y emocional. Que la hoja es feliz dejándose llevar por el viento. No se resiste. 

 

“Sigamos sembrando flores, aunque se mueran… aunque las pisen”.

En nuestro maravilloso y horripilante mundo la misión más importante es no perder la fe, creer en el amor y la bondad  como las únicas "armas" posibles, las únicas infalibles. No necesitamos nada más. 

 

Gracias por leer hasta aquí.

1. ¿Por qué creaste el blog?

Cuando me di cuenta de lo mucho que disfruto el compartir y motivar cambios a partir de mis propias búsquedas para ser una mejor persona, como alguien que tiene mucho camino por recorrer y quiere hacerlo acompañada, me di cuenta que a través del blog podía ordenar mejor mis ideas y destinar un lugar para ellas donde las personas puedan consultar y opinar en cualquier momento. Facebook había sido hasta ese momento mi canal principal pero cuando compartimos en nuestros perfiles, luego cuesta buscar ese contenido hacia atrás en el tiempo. En cambio un blog facilita ese proceso. A partir de ese primer paso he ido poco a poco dándole forma al blog y también abrí una página en facebook aparte de mi perfil personal.

 

Este espacio es de aprendizaje, descubrimiento y mucha apertura. Compartir quien soy con defectos, miedos y todo es mi manera de sentirme cómoda. Siempre he sido así y con las redes sociales el alcance de conectar con más personas que quieren crecer, mejorar es mayor. Al compartir lo vivido y lo aprendido de todo aquello díficil que nos toca, le damos un giro positivo al dolor y ayudamos a otros que creen estar solos en su experiencia o le evitamos pasar por lo mismo a alguien más. Si tuvimos miedo de enfrentar algo que hoy nos damos cuenta requería de ese valor, al contarlo le damos ese ánimo a alguien que lo esté viviendo en este momento. Y es así que todo aquello "malo" que nos haya pasado se vuelve valioso.

 

No hagan las cosas como yo, ni tomen lo que digo como verdad universal. Vean lo que les gusta y les pueda ser útil y sobre todo busquen como conocer qué es lo que a uds les funciona... y siéntanse en libertad de compartir sus puntos de vista y otras manera de hacer o ver las cosas. Solo pido respeto y críticas constructivas. No soy de alimentar polémicas ni ponerme a defender mis opiniones pues tengo derecho a ellas así como uds tienen derecho a las suyas. No se trata de tener la razon ni de hacer cambiar de idea a nadie.

1 / 12

Please reload

© 2015-2019 por Lubela Parrales. Todos los Derechos Reservados