Uds también debieron denunciarlo...


Hace un año escribí una entrada que con sólo leerla me hizo llorar muchas veces, mientras la escribía las lágrimas rodaban, en su momento, únicamente la compartí con personas muy cercanas. No quise compartirlo en facebook porque aun no sabía que era todo eso que estaba sintiendo ni porqué quería escribirlo. Sentía que aún me faltaba procesar más cosas y tener claridad si lo que quería era compartir algo que me pasó, o existía algún sentimiento de odio o venganza y no de justicia o sanación. Así que lo dejé ahí en stand by.

Pero en las últimas semanas he estado triste, sintiéndome mal, frustrada, impotente, y pensando mucho, y escribiendo aún más. Todo lo que se me viene, lo escribo, o lo grabo... y ha sido mi terapia como cuando era pequeña y escribía cuentos y poesía. He llorado, sobre todo acercándose la noche que es siempre la hora en que me siento más vulnerable... verán yo no he sido persona de revivir el pasado porque no le encuentro utilidad y de niña sobre todo tenía una meta simple: aguantar y esperar. Yo sabía que el dolor de los golpes pasaba, yo sabía que las humillaciones se superaban, yo sabía que mi único objetivo era tener claro que en ese momento de mi vida, yo no podía hacer mucho, no me atrevía... en su momento le escribí a una prima y le conté del abuso psicológico y físico y por años mi papá me reclamó esa traición, esa deslealtad, ser malagradecida, ser mala hija. Al final con mi familia estoy desprestigiada, para ellos soy eso: una mala hija, resentida que no supo comprender a su padre y ser leal a él a pesar de. Lo que ellos no saben porque nunca estuvieron cerca es hasta donde hubo daño, hasta donde yo les conté y todo lo que me reservé porque si yo lo contara todo, estoy casi segura que les parecería una exageración. Un absurdo.

Estoy llorando de nuevo. Quería hacer un video para que me escucharan contar esta historia pero no será posible. No puedo. No soy capaz. El corazón me palpita rápidamente de solo pensarlo. No estoy lista. Aún no. Y no quiero que me vean llorar y no quiero hacerlo y editarlo o hacer varios intentos para que "quede bien" así que no será hoy que lo haga.

Antes de seguir quiero pedirles un favor muy grande: no se pongan tristes, no me tengan lástima, no digan pobrecita.

¿Por qué? Porque yo estoy consciente que todo eso YA PASÓ. Que me toca aún sanar varias cosas, y que parte de mi sanación consiste en compartir porque esa he sido yo siempre, mostrar lo que me duele y lo que me ha hecho más fuerte, me hace sentir útil, me hace sentir que valió la pena vivir todo eso si ahora puedo ayudarle a otras personas a sentir que también pueden superarlo... pero mi misión es otra mas importante que esa porque se trata de lo que descubrí recientemente: la dolorosa e inaguantable indiferencia. Mi historia y otras incluso peores son más comunes de lo que parece, solo que la vergüenza o la culpa superan las ganas de denunciar y sobre todo el miedo a la indiferencia, a que a nadie le importe y crea incluso que te lo mereces.

Verán yo no estuve sola. Hubo muchas personas durante mi infancia y adolescencia que fueron testigos inmediatos del comportamiento de mi papá. Y no se atrevieron a hacer nada... cosas que escuché decir muchas veces como: "es que tu papá te quiere, pero es loco... compréndelo...." "es que vos seguramente lo provocas y por eso él te pega", "es que a él le pegaron mucho cuando era niño" "es que mucho hace siendo madre y padre a la vez de vos"... etc.


El problema era yo. Yo contestaba, yo cuestionaba, yo no me quedaba callada o yo simplemente lloraba, me aterrorizada de miedo y me terminaba pegando para que llorara de verdad. Yo era la curiosa, yo era la precoz, yo era la que tenía una mente inquieta y sexualizada. También eso era mi culpa. Así que si se fijan yo crecí sintiendo culpa y vergüenza de ser así... y era muy díficil asimilar todo eso porque una parte de mi se resistía a asumir todo eso como verdadero. Entonces me metía a mi mundo interior y me decía que debía aguantar, esperar y no depender de nadie.

¿Te acordás de mí? ¿De lo mal que te caía mi forma de ser/actuar?

Yo era esa niña retraída en el colegio, la que se iba a estar sola con los venados a darles de comer… la que se quedaba en las barandas verdes o se subía a algún árbol a ver a todos de largo. La que prefería juegos de varones y era muy chimbarona y jayana con ellos... La que les jalaba el pelo y golpeaba sus testículos y luego salía corriendo y les decía que eran cochones si la golpeaban de vuelta. Eso y más era yo en primaria.

Lo que no sabías es que no tenía un hogar, que a esa edad había cambiado de casa muchas veces, posado, y hasta nos habían corrido. Que la mayor parte del tiempo mi papá pasó sin trabajar y dependíamos de mis abuelitos o de la ayuda de mis tías o amigos. Lo que nunca supiste es que yo no vivía con mi mamá y me habían enseñado a decir que no se extraña lo que no se ha tenido... y me hablaban mal de ella, que no me quería y que me había abandonado y que era una vaga. Lo que no sabías es que yo lloraba casi todas las noches y me golpeaba, me aruñaba y me mordía del enojo y la impotencia. No sabías de mis pesadillas que se repetían y de los años que me tomó comprenderlas y superarlas. Ni yo sabía lo mucho que extrañaba a mi mamá hasta hace poco que empecé a recordar y lo bueno es que a pesar de todo eso que me decían, nunca lo creí totalmente, me hicieron dudar y hasta temerle... pero no la rechacé ni la saqué de mi vida nunca. Lo complicado hoy en día es convivir porque no nos conocimos y no tenemos esa historia y yo soy muy a mi manera y recelosa de mi espacio familiar y de la crianza de mis hijos... entonces me cuesta ser su hija, actuar como ella esperaría que actúe y es una relación algo torpe pero que ha mejorado poco a poco, y en las cosas más importantes que puedan haber: el respeto y la comunicación, ahora me es más fácil decirle las cosas y lo que no me gusta. Hoy estoy clara que sí me hizo falta y que sí la extrañé.

¿Te acordás lo tosca que era para decir las cosas? ¿Lo poco que me gustaba compartir y lo egoísta que era? ¿Te acordás cómo me comía las uñas y cómo no me interesaba mi apariencia? ¿Y luego cómo si me quería vestir de otra manera? ¿Y qué tal de la época en que empecé a decir cosas de doble sentido y me gustaba hablar de sexualidad como ratita de biblioteca? ¿Y de todas las otras cosas que ya ni me acuerdo pero si se me quedó la miraba de asombro y rechazo por hablar de ellas? ¿Te acordás que me gustaba andar sola en el recreo o de grupo en grupo incluso me iba a otras secciones y era apática a la mayoría de temas de uds? ¿Te acordás las veces que me dijiste rara? Eso y más era yo en secundaria. Nunca encajé.

Lo que no supiste que en esa época mi papá seguía maltratándome y además en la casa que vivíamos era un infierno constante porque él también maltrataba a su esposa y ejercía manipulación, corrupción y terrorismo en sus hijos, no, a ellos no los tocaba y las veces que se atrevió a hacerlo quedó claro que eso estaba fuera de los límites. Pero influyó negativamente en su comportamiento, se hacía pasar por la autoridad y la disciplina en la casa y lo que en realidad hacía era inducirlos a su mal comportamiento y su rebeldía. Con decirles que ellos le pagaban para conseguir permisos de fiestas y cuando lo descubrí, lo justificó diciéndome que con eso me compraba ropa a mi y que de todos modos, si no le daban ese dinero, lo gastarían en cosas peores. Lo que no supiste es que mi papá no trabajaba y quien pagaba mi colegio era su esposa, una mujer a quien yo quise acercarme y no pude, porque él nunca favoreció esa relación... hoy en día queda claro para mi que el nunca quiso que fuéramos una familia. Su único interés era ser mantenidos. Siempre me decía que ellos no me querían, que si le pasaba algo a él, al día siguiente yo estaría en la calle. Que yo les caía mal, etc... etc.

¿Cómo puedo estar segura de eso hoy en día? Por que es lo que ha hecho y siguió haciendo hasta hace muy poco con otras personas cercanas. Hablar mal de mí, decir que soy una mala hija, que no lo apoyo en nada, que no visito a mi abuelita, que soy una resentida, que digo mentiras, que exagero, etc. Porque además no lo ha hecho solo conmigo sino con sus hermanas, mis tías. Porque su táctica preferida es dividir, intrigar, indisponer. Lo quiso hacer con el papá de mi hija y también con mi esposo. Y sino fuera porque ellos se comunican y entendieron ese juego, estarían también llevándose mal gracias a sus chismes y conspiraciones.

Quizá además de todo lo que acabo de mencionarte, quizá también recuerdes a mi papá cómo llegaba al colegio a discutir con los profesores y la vergüenza que me daba y mi miedo al tenerlo cerca? Su cara enojada y sus gestos hostiles y su manera terrible de decir las cosas y enfrentar a otros e intimidarlos? ¿Te acordás como le decías "Robocop"? "El hippie" "El loco Nardo"... el excéntrico, el rebelde, el que estuvo preso por hippie, el que viajó por muchos países, fue a Europa y estuvo en los conciertos de cantantes y bandas mega famosas, el que viajó con pasaporte diplomático y consumía droga, el feo que las mujeres mantenían porque sabía "darles" lo que les gustaba y además tenía plática, era culto, inteligente... casi, casi un gigoló... el que me decía que había dejado toda esa vida y esa libertad por cuidarme, porque con mi mamá me habría ido mucho peor que con él... y no había nadie más que quisiera esa carga... pero si hubo, una tía quiso adoptarme, mi abuelito también quiso con la condición que él se alejara, mi familia en Canadá querían que viajara y que estando allá simplemente me quedara, pero él nunca lo permitió.

Creo que le gustó mucho la figura de padre y madre que todos le decían y la supuesta redención de las drogas, la vagancia y las fiestas debido a mi crianza. Lo siento mucho si hoy en día dudo realmente de su cariño y su deseo de estar a mi cargo, siento que en el fondo el siempre anheló su libertad puesto que tuvo 2 hijas y no vió por ellas, siendo que renegó tanto de criarme, me lo sacó en cara tantas veces y ya grande quiso obligarme a ayudarle económicamente y que yo lo viera como un compromiso, hasta que un día le dije lo siento, lo que pueda darte es ayuda no obligación, porque al menos obligación moral no siento. No siento que lo merezcas aunque tenga claro que lo necesitas pero al mismo tiempo, nunca quisiste esforzarte por hacer algo más por tu vida. Yo estoy construyendo mi vida y si me toca ser egoísta y mala por enfocarme en ella, en mi familia, en mi presente y mi futuro, lo haré así.

Me dijo que era la peor hija del mundo. Una perra malagradecida.

Hubo testigos, muchos testigos: Más de alguna vez me jaloneó en público y hasta me pegó, me pateó delante de otras personas pero nadie hizo nada. En el porche de la casa de altamira me pegaba y me pateaba para no hacer el escándalo dentro, o me pegaba cuando su esposa no estaba porque yo gritaba mucho, lloraba mucho... y saben que? si, muchas veces yo exageraba, yo quería que vos lo denunciaras, y lo hiciste. Llamaste a la policía y llegó y el en segundos se presentó a la puerta como si nada había pasado y ellos se fueron. Y yo me escondí, yo no quise ir y gritar ES CIERTO!. Me dio miedo. Pero antes de vos, hubo muchas personas incluso más cercanas que no hicieron nada, vieron normal el maltrato.

Si, yo era una malcriada que le respondía y "no se dejaba". En mi mente decía esto no está bien y si me quedo callada, estoy dejando que lo que él diga sea cierto. Hoy en día me quedaría callada y ahorraría mi energía en pensar cómo librarme de esa vida. Pero en esa época, yo me sentía tan sola, que era incapaz de ver soluciones y para serles franca el mundo me daba miedo. Me acostumbré a sus golpes, insultos, a los pleitos, me acostumbré a sus amenazas, a que dijera enésimas veces que se suicidaría, incluso llegué a decirle que si lo hacía que fuera porque ya no quería seguir vivo y no para castigarme o cargarme con su muerte porque no me sentiría responsable y sería en vano su suicidio.

¿Nadie quiere involucrarse en la vida ajena verdad? De hecho es algo que nos enseñan: en el escándalo está el pecado... la ropa sucia se lava en casa... que es eso de andar contando tus cosas a la gente, si a nadie le importa tu vida. No seas ridículo!!

Déjenme decirles que esa es precisamente la dolorosa e inaguantable indiferencia que nos tiene jodidos. Hechos paste. Me cansa escuchar la misma cantaleta una y otra vez. Si llegaste hasta acá te quiero pedir otra cosa: observa más a tu alrededor. No toleres la violencia por pequeña que sea. Los abusadores son como la mala hierba que nadie pone límite a tiempo y crece y se vuelve cada vez más poderosa. Si ves a alguien perdiendo el control y empezando ese camino que nace con el insulto, con el grito, con el pellizco, con el menosprecio hacia un niño especialmente, o hacia una mujer, haz algo. Dí algo. No actúes con violencia a menos que sea un extremo y para impedir más violencia. Una palabra a tiempo en el tono correcto, conciliador, es muy poderosa. Los abusadores en su mayoría han crecido faltos de amor y afecto y buscan atención, y hacen daño por eso.

No hagamos gracia de quien gusta dominar a otros y creerse más fuerte y anda intimidando. Seamos vigilantes amorosos unos con otros. Ayudémonos a convivir con armonía y respeto. Por favor, no seamos indiferentes. Si hubiesen existido personas más valientes y menos indiferentes, muy probablemente mi papá no habría podido hacerle tanto daño a tantas personas, ni ser un intimidador como lo ha sido. Si nadie le hubiese tenido indiferencia, pesar, verlo como enfermo, como loco él no habría podido actuar así... y sobre todo si le hubiesen hablado con firmeza pero con amor, quiero creer y estoy casi segura que habrían marcado una diferencia en su vida.

Hoy ya me perdoné mi falta de valor por no haberlo denunciado.... de haber tenido las pruebas, testigos y las oportunidades y no haberlo enfrentado con la justicia. Me perdoné porque entendí que solo era una niña y luego una adolescente que se sentía sola y sin respaldo... que prefirió ese infierno con él a ese mundo frío e indiferente que tenía alrededor, que se burlaba de ella y la excluía por ser rara, por actuar así tan a su manera...

Muchas personas están viviendo algo similar a lo que yo viví y guardando silencio por las mismas razones. Estas personas no deberían sentirse solas, deberían ser capaces de pedir ayuda... de salir adelante, de librarse de ese maltrato y esa humillación constante, de saber que la sociedad les ayudará y les apoyará, que tendrán oportunidades, sabrán apreciarlas y corresponder a ellas.

ps: Si estás leyendo esto papá, quiero que sepas que sé que vos también sufriste, y que hoy en día además no te considero único responsable de lo que pasó porque me he dado cuenta que como sociedad nos formamos unos a otros, nos educamos, de buenas y malas maneras pero lo hacemos. En tu caso, la sociedad te permitió convertirte en quien sos hoy, y sé lo complicado que además debe ser querer cambiar luego de ser etiquetado de X manera. No vivas de la culpa o el arrepentimiento, nuestra familia tiene una herencia de dolor, silencio y vergüenza demasiado grande y mucho de lo que nos ha ocurrido es consecuencia de eso también. Yo por muchos años quise y anhelé que cambiaras y te presioné mucho para que lo hicieras. Al final decidí dejarte solo, alejarme y que vivieras tu vida a tu manera. Por eso yo he decidido contar mi historia y normalizar que hablemos de estos temas. No para ponerte en una plaza pública y que empiecen a ofenderte y denigrarte, y tampoco para vengarme. Me tomó un año esta reflexión. Entender porqué no me defendí y no pude alejarme y evitar que me hicieras más daño.

Sé que muy probablemente no te guste lo que estoy haciendo. Pero es mi derecho porque es mi historia y tengo derecho de contarla, eso me sana y además ayuda a otras personas.

Si te pudiera dar un regalo, te daría el regalo de la amnesia. Sé que afloraría de vos esa persona que por momentos pude ver... lejos del ruido, de los prejuicios, de los miedos, del orgullo y de la crianza y de las malas costumbres.

#ENCONFIANZA

0 vistas

© 2015-2020 por Lubela Parrales. Todos los Derechos Reservados