Ser familia antes de las palabras


Hoy primero de junio es el día del Niño en nuestro país. Y en la vida de un niño su familia es lo más importante. Por eso este mes quiero que platiquemos sobre la familia y cómo una familia sana construye nuestra autoestima y transforma positivamente nuestra sociedad... como especie, el ser humano desde su inicio depende de su familia, de la protección de sus padres, abuelos, tíos, hermanos y primos. Cuando nuestro mundo era más sencillo, mucho antes del lenguaje hablado, teníamos el lenguaje de nuestras miradas. Éramos unos cavernícolas pero nos cuidábamos unos a otros para poder sobrevivir.


Lo que no dice la RAE lo diremos nosotros...

¿Qué significa para uds la familia? ¿Realmente se puede llamar a los amigos como de mi familia? ¿Te has alejado de los de tu sangre para poder ser feliz? ¿Cómo te imaginas una familia en la era prehistórica?

No hay respuesta fácil ni universal. Pero en un sentido amplio e ideal la familia supone ser ese espacio seguro con aliados naturales para nuestro despertar en este mundo y posterior desarrollo.

ANTES DE LAS PALABRAS:

Saben que deben estar cerca y ayudarse. Saben que dependen unos de otros. Reconocen el talento de cada uno para las tareas más importantes:

alimentación y sobrevivencia.

Recogen alimentos y los comparten.

Se cuidan de los depredadores.

Se sientan en círculo.

Comen.

Juegan.

Ríen, si, la risa ya existía antes que las palabras.

Se cansan.

El sol se oculta y ellos se van a su cueva, todos juntos.

La luna está llena, se quedan un poco más admirándola.

Pero están cansados.

Y se van a dormir.

Confian sus vidas en quien se queda vigilando.

Duermen. Sueñan.

Si, el sueño ya existía antes que las palabras.

#OPINEMOS

0 vistas

© 2015-2020 por Lubela Parrales. Todos los Derechos Reservados